Las fiestas de San Juan de Tolosa son cada vez más participativas y los tolosarras lo demostraron el sábado 23 de Junio en un arranque de fiestas impresionante.

Un poco de historia

El Zortziko de San Juan, la Bordon Dantza y el Aurresku se bailan en Tolosa el día de San Juan.

El grupo de danzas lo integran 25 dantzaris. Muy de mañana las calles de Tolosa se engalanan con ramas de fresno. Después de la misa mayor se inicia la procesión y el Alarde, y en el intervalo los bordon dantzaris bailan el zortziko de San Juan mientras que repican las campanas y los fusileros disparan sus salvas. Durante la procesión los bordon dantzaris bailan el zortziko dos veces sin herramientas en las manos.

La bordon-dantza se baila por la tarde. La estructura de esta danza es la de una ezpata-dantza, con la diferencia de que en lugar de utilizar espadas se emplean bordones o alabardas. De los 25 dantzaris que forman el grupo 16 permanecen unidos entre sí por medio de las alabardas formados en cuatro filas, siguiendo la estructura de la ezpata-dantza . El capitán, situado a la cabeza del grupo, recoge las cuatro filas de bordones. Tanto en la parte delantera del grupo como en la parte trasera hay cuatro dantzaris con sendas lanzas en la mano.

Juegos populares y marítimos contribuyen a enriquecer una celebración en la que además se produce una guerra de escopeteros.

La fiesta

Los gigantes y cabezudos nunca faltan en las fiestas patronales y tras el txupinazo, ofrecieron su primera danza en la plaza Zaharra entre multitud de aplausos. Y como no, tampoco faltaron las txarangas que siempre se dejan oir en Tolosa, el concierto de la orquesta de acordeones y un concierto del cantautor Anje Duhalde que fue un broche perfecto para un primer día fiestas.

El día de las cuadrillas reunió en la comida popular a más 1.600 personas, y aunque esta vez no hubo un concurso de sombreros como el del año pasado, el ingenio se mantuvo presente y la norma fue llevar puesto cualquier objeto o disfraz que comenzara por la letra ‘P’ en euskera y asistir disfrazados a la comida popular de la víspera de San Juan.

Las hogueras

La costumbre de encender hogueras responde a la adoración de nuestros ancestros por el Sol, y su representación en la Tierra, el Fuego. Mirando alrededor hacia nuestros montes veremos halos de humo junto a los caseríos, que mantienen la costumbre de prender las fogatas en la noche mágica.

La fecha además, coincide con uno de los momentos más importantes del año para las sociedades campesinas que nos precedieron, el inicio de la recolección de las cosechas. San Juan es la única fecha del santoral cristiano en la que se elige el día del nacimiento del homenajeado y no el de su muerte. Aúna dos elementos aparentemente distanciados o antígonos, como el agua y el fuego, pero no tan diferentes.El agua, el bautismo en el cristianismo, tiene un sentido purificador, de limpieza, de la misma forma que el fuego y la hoguera de San Juan limpian y purifican a aquellos que la saltan o danzan a su alrededor.

Fuente: noticiasdegipuzkoa.com, diariovasco.com, ttanttak.com

Antes de irte, comparte!